viernes, 6 de marzo de 2009

•sh@#♥♀♫4↓♪•○◘•


No me avergüenzo de ser como soy. Simplemente no puedo ser mejor, ni peor. Por más que lo intente, no lo deseo, y he oído que no hay nada que nos dé más certeza que el deseo. Por eso no puedo cambiar. Acabo de darme cuenta, sólo así, nada más. No sé muy bien de qué escribo, no sé qué título ponerle a esta entrada, no es nada, pero es mucho, no me entiendo sola así que pido humildemente una explicación, ¿me la merezco? Na. No sé. No importa. Si alguien se atreve. No sino. Estoy confundida por algunas actitudes de la vida. Historias que escucho, y otras que presencio. Algunas las recuerdo, otras elijo escribirlas. Anónimas. Se convierten en anónimas en cuanto me entero de quiénes las protagonizan. Melodías por demás de extrañas, incomprendidas. Los demás las escuchan, o quizás sólo oyen algo sin percatarse. No sé. Problemas y más problemas. ¿Y quién dijo que me interesan? Mi música me aleja de preocupación alguna. Mis letras, mis pensamientos, a veces pongo todo en la misma bolsa. ¿Qué más? Nada. Un poco de mí, de mis inseguridades, de mis deseos, entonces también de mis certezas. Me convence el hecho de saberse un hecho una certeza, pienso que si uno desea algo es porque allí está. Quizás uno se lo inventa, o cree (o quiere creer, intenta creer) que allí está lo que busca...quizás. Ahora sí, ¿qué más?... ¿Y qué...?~

3 pensantes:

((Cioran el pirata)) dijo...

el peor defecto de una persona es ser Pensante...mas si se busca ser feliz jajaja

a vivir y dejarse llevar...

hay pocas respuestas a tantas preguntas...mejor no preguntar.

besote!

Arcángel Mirón dijo...

Nada da más certezas que el deseo. Estoy totalmente de acuerdo. Somos aquello que deseamos.
Por eso, sí podés cambiar. Si deseás ser algo que no sos, debés cambiar. Pero ojo: tenés que diferenciar entre aquello que vos deseás ser, y lo que se supone que debés ser. No es lo mismo.

:)

Un abrazo, Sofi.

Sofi dijo...

Pero entonces no puedo cambiar porque no lo deseo :)