jueves, 9 de abril de 2009

Apenas se acercaba.

"No tenía mucho que decir así que no dije nada.
Me preguntó por qué callaba y yo sólo respondí.
"No tengo nada que decir", le informé dulcemente.



Y lo último que escuché hasta ahora, han sido un par de gritos locos. Y no catárticos. Más bien violentos.


Y lo último que vi fue un espejo que lloraba apenas yo me acercaba."

1 pensantes:

Matsuo dijo...

Que lindo, ¿De quien es?